Hace poco encontramos ESTE vídeo de la Conferencia del Foro de la Izquierda Norteamericana 2016 (Left Forum Conference). Se trata de una serie de ponencias interesantísimas, organizadas por Jennifer Bilek, bajo el título de Deconstruyendo la Identidad de Género Bajo la Supremacía Masculina.

Creemos que las cuatro ponentes tienen mucho que aportar al debate sobre la identidad de género y por eso hemos creído oportuno hacer una transcripción traducida y reproduciendo los gráficos que se aportan, reinterpretados en castellano.

Esta es la parte final, que corresponde al tiempo de preguntas y respuestas.
[Primera Parte / Segunda Parte / Tercera Parte / Cuarta Parte].


Tiempo de preguntas y respuestas

Kara Dansky: Me gustaría empezar el tiempo de preguntas y respuestas planteando una pregunta. ¿Es la identidad de género dañina para el movimiento de los derechos de los homosexuales y para los logros que este movimiento ha conseguido? Y si lo es, ¿de qué maneras?. Quiero empezar pidiéndole a Sam que nos hable un poco acerca del techo de algodón.

Sam Berg: Voy a dar unas notas rápidas sobre lo que es el techo de algodón. No sé si habéis oído hablar de ello, pero el techo de algodón se refiere a la ropa interior de las mujeres lesbianas. Hace cuatro o cinco años, en Toronto, Planet Parenthood organizó un workshop sólo para mujeres trans —sólo para personas trans que han hecho el tránsito de hombre a mujer— que se preguntaran: “¿Por qué las mujeres lesbianas no quieren acostarse con nosotras, si nosotras queremos acostarnos con ellas?”. Así que este techo de algodón es la ropa interior de las mujeres lesbianas, y se equipara con el techo de cristal que impide a las mujeres progresar en sus carreras. Es el techo de cristal del sexo, que impide a las mujeres trans acostarse con mujeres lesbianas, porque a las mujeres lesbianas les gustan las mujeres y quieren estar con mujeres. No transmujeres, mujeres.
Así que Planned Parenthood decidió dar una clase para que las mujeres trans aprendieran a coaccionar a las mujeres lesbianas para que mantengan relaciones sexuales con ellas después de haber dicho que no. Cómo ir más allá el no de una mujer, porque al parecer un no no es suficiente. NO significa no, y sin negociaciones.
Por supuesto hubo gente que se quejó, pero también hay mucha gente que lo defendió. Y yo digo, ¿cómo puedes usar pronombres femeninos, decir que las mujeres trans son mujeres, y luego salir con un —perdón por esto— “chúpame mi polla de señorita”?. Polla de mujer, palo de señorita, polla de chica, tiene tantos nombres… Es una locura.
Así que sí, no significa no y eso incluye a las mujeres lesbianas. Simplemente no puedo creer que Planned Parenthood organizara un workshop para aprender a coaccionar a las mujeres que ya han dicho que no, creándoles un sentimiento de culpa político para que retiren ese no.

Kara Dansky: Creo que es bueno hablar de esto. Hay muchos ejemplos de cómo la identidad de género está haciendo mucho daño al movimiento por los derechos de los homosexuales. Yo siempre cuento una anécdota cuando llegamos al tiempo de preguntas y respuestas: Hubo una manifestación del orgullo en Escocia, a la que quería asistir un grupo de drag queens —que son principalmente hombres homosexuales activos en el movimiento por los derechos de los homosexuales—, algo lógico puesto que las drag queens han desfilado en el orgullo desde que el orgullo existe. Pues bien, un grupo de personas que se identificaban como mujeres trans consiguieron que se prohibiera la asistencia a las drag queens. Es decir, un grupo de hombres gays fue vetado de la manifestación del orgullo gay por un grupo de personas que se identificaban como mujeres trans. Alegaron que las drag queens ofendían a las mujeres trans.

Persona del público (P1): Las feministas nos hemos quejado de las drag queen en el pasado y nos han mandado callar. Sólo hacen caso cuando las que se ofenden son mujeres trans.

P2: A mi me gustaría aportar un dato que descubrí cuando me metí más a fondo con este asunto. Lo leí en un artículo en una revista, en el que también se recogía un resumen con los puntos de vista cristianos y los puntos de vista feministas. Este artículo mencionaba un par de estudios de investigación. Uno era un estudio escandinavo de 2011 que había estudiado a un gran grupo de mujeres trans y de hombres no conformes con su género —en Escandinavia ya hay un par de generaciones de personas que han transitado de un género a otro— y gracias al que se descubrió que las personas que habían hecho el tránsito tenían unas tasas mucho más altas de suicidio que los hombres que habían terminado por identificarse simplemente como hombres homosexuales.
Mi pregunta es si tenéis conocimiento sobre estos estudios.

Kara Dansky: El único estudio parecido que he visto, demostraba que las personas trans que se someten a cirugía y a tratamientos hormonales para tratar la disforia de género se suicidan en un ratio similar al de las personas trans que no lo hacen. Pero no sé si el hecho de que se identifiquen de una manera u otra tiene algo que ver.

P3: ¿Podríais proponer alguna estrategia para articular las diferencias entre la postura de la derecha religiosa y esta otra postura? Estaría bien tener estrategias para poder hablar de ello en público porque a veces se vuelve muy confuso.

Kathy Scarbrough: Bueno, creo que la diapositiva que he puesto antes con el diagrama de los diferentes puntos de vista es un maravilloso resumen de la ideología conservadora, la transgénero y la feminista. Muestra dónde están las similitudes, en qué puntos se superponen y en qué son independientes. Si dedicas un rato largo a estudiar eso y a explicarlo con tus propias palabras, creo que lo podrás conseguir porque lo resume muy rápidamente.

Sam Berg: Yo añadiría que es un buen argumento rápido el decir que no crees en las cajas rosa y azul, porque todo lo que dicen los conservadores refleja que ellos sí que creen en las dos cajas rosa y azul. Yo no, yo no creo en las cajas azul y rosa.

P4: Lo que queremos es que desaparezcan.

Kara Dansky: Y ampliando lo que han dicho Kathy y Sam, yo diría que el punto de vista de la derecha religiosa es muy anti-gay. Ahora voy a hablar sólo en mi nombre, pero yo diría que parte de la razón por la que los activistas trans han tenido tanto éxito es por promover todo esto de los baños. La ley de Carolina del Norte es tremendamente anti-gay y me gustaría pensar que con la izquierda no habría salido adelante nada excepto lo de los baños. Esta ley es parte del programa conservador anti-gay.

P5: ¿Puedo añadir algo a eso? En la propaganda de la derecha cristiana sobre el asunto de los baños, lo que se plantea es: “¿Quieres que tu mujer o tu hija estén expuestas a estos hombres?”. No hablan sobre las mujeres en general, hablan de las que son de su propiedad; su mujer y su hija. Y esto es clave: la manera en que hablan de ello.

P6: Tengo un hijo que es gay y que fue abusado sexualmente en un baño cuando era pequeño, tendría 12 ó 13 años. Yo me disgusté muchísimo. Así que cuando decís todo esto sobre las mujeres y las niñas, yo pienso… un momento. Esto es sobre los niños y las niñas y la seguridad y tiene una solución muy sencilla. Cuando yo iba a Europa antiguamente, no tenían baños segregados, eran baños individuales, y si eso no se puede, pues hagamos que las puertas y las paredes vayan de suelo a techo, no sé, hay muchísimas maneras de solucionar esto. Me ha sorprendido muchísimo escuchar a esta mesa dividirlo todo en hombres y mujeres. Yo soy una mujer con útero, vagina, con todo, soy sexual, y soy consciente de ello, pero no quiero que en pos de la seguridad tengamos que seguir perpetuando estas categorías. Mi pregunta es ¿por qué lo hacéis?.

Kathy Scarbrough: ¿Puedo responder a eso?. Tienes razón, la manera de solucionar eso es poner baños individuales para todos, y tiene que haber suficientes para que las personas trans no se sientan mal de ninguna manera. La gente dice “¡pero eso es demasiado caro!”. Bueno, cuando se aprobó la ley de discapacidad hubo que cambiar baños, poner rampas… se gastó dinero a expuertas porque era lo que había que hacer y se hizo. Así que esto es lo que necesitamos ahora. Necesitamos cabinas privadas e individuales para todos. Esa es la solución. También para la seguridad de los niños.

P6: Habéis dicho que la derecha cristiana es anti-gay. ¿Cómo se reconcilia eso con tantas historias terribles sobre sacerdotes que abusan de niños?

P7: Antes alguien ha hecho una pregunta sobre la derecha religiosa, y sé que hay diferentes argumentos, pero cuando hablamos de la política generalista, de todos los candidatos a la presidencia, el único que apoyaba el asunto de Carolina del Norte con las personas trans y los baños, era Ted Cruz. Entiendo que hay distintas maneras de enfocar el asunto. Algunas son de derechas y otras de izquierdas, pero la pregunta es: cuando se trata desde la política popular, generalizada, ¿cómo se puede desafiar la decisión de incluir la identidad de género en la segregación, sin caer en el apoyo a los argumentos de la derecha religiosa?

Sam Berg: Me gustaría mucho responder a esta pregunta porque en los últimos años me he encargado de organizar eventos anti-prostitución en Estados Unidos y Canadá. Son conferencias a las que vienen a hablar mujeres de todo tipo, también mujeres prostituidas. He sido acosada, amenazada, se me ha amenazado de violación, de muerte, han conseguido que no me admitan en los lugares donde intentaba celebrar estos eventos… No bromeaba cuando dije que podría hablar durante horas sobre cuántas veces he tenido que llamar a la policía. Los activistas transgénero están evitando a toda costa que hablemos, hasta tal punto que no podemos mantener una conversación. Si me están amenazando de muerte no puedo dialogar. Si están tumbando todas mis conferencias no puedo ni dar el siguiente paso para mantener esta conversación. Esto tiene que parar ya mismo. Sólo cuando pare podremos avanzar y dialogar, porque ahora mismo estamos siendo silenciadas. Estamos asustadas incluso de estar en este foro, por culpa de estas amenazas, que son rápidas y violentas y que no son ninguna broma.
Ha habido gente que se ha presentado en nuestros eventos, eventos privados y seguros, amenazándonos.

Penny White: Lo que yo encuentro fascinante es que, por ejemplo: yo me opongo a la pena de muerte, igual que lo hace la Iglesia Católica, pero nadie me acusa de apoyar a la Iglesia por ello. Pero para otras cosas, como apoyar el modelo nórdico o este tipo de cosas, enseguida te acusan de estar a favor de los conservadores. Hay asuntos que se solapan, pero parece que cuando tiene que ver con las mujeres, con nuestra libertad y nuestra liberación, de pronto encuentran cualquier excusa para machacarnos o para desestimarnos.

P8: Esto es parte comentario y parte pregunta. Quiero decir que simpatizo con lo que se está diciendo, pero me gustaría volver al título del foro, que lleva las palabras supremacía masculina. Supremacía masculina, que se conoce también con otro nombre que conviene mencionar y que se oiga bien: patriarcado. Y lo que estoy oyendo aquí, es sobre esta inmensa presión que se está produciendo en torno al género. ¿Por qué ahora? Las implicaciones de esto son que, por ejemplo en el caso de la hija de Penny —yo también soy lesbiana y no conforme con mi género— , si hubiera sido de mi generación habría tenido algo que le abriera los ojos, las lesbianas por aquella época teníamos un contexo. Al ser el lesbianismo algo no conforme con nuestro género en sí mismo, teníamos un contexto en el que acudíamos a la comunidad feminista, a la comunidad lésbica… Una de las cosas que llevo mucho tiempo pensando sobre la ideología transgénero es que nos están machacando con que es un asunto feminista. Y si es un asunto feminista entonces tiene que ver con las mujeres. Lo que me lleva a preguntarme cómo es posible que lo sea si todo esto es un ataque fundamentalmente dirigido a las mujeres que se organizan sin descanso, a los espacios sólo para mujeres…
Y ahora me gustaría también preguntarle a Sam, el papel que juega en todo esto la intensa pornificación de la sociedad, la pornificación como insitución del patriarcado y el capitalismo… que son dos sistemas que se integran muy bien pero que también son intercambiables; como con la normalización del acceso que tienen los hombres a las mujeres, que es algo que creo que está implícito en algunas de las cosas que estáis diciendo. Todo esto es sobre un aumento de la convicción que tienen los hombres de tener derechos sobre las mujeres y sobre sus cuerpos; el techo de algodón, los espacios para mujeres… Que los hombres crean que tienen derechos sexuales sobre las mujeres es una de las cosas que diferencia a la derecha cristiana del feminismo, porque el feminismo está en contra de esos derechos que se arrogan los hombres, y como decía Penny antes, la derecha cristiana defiende claramente los derechos de los hombres para controlar los cuerpos de las mujeres y poseerlos…
Así que puede que debiéramos empezar a pensar en el papel de la industria pornográfica y por favor, sigamos enmarcando esto en el feminismo, mantengamos la supremacía masculina en el programa, tanto en las preguntas como en la discusión.

Sam Berg: Me gustaría decir que en el capitalismo, eres lo que compras, y creo que esto se puede aplicar muy bien a la ideología transgénero.  Si te puedes comprar unas tetas, eres una mujer.

P9: Lo mío también es más un comentario que una pregunta. Creo que como persona de color en esta sala, al escucharos, pienso en cómo las dificultades se intersecan. Aquí sentada me doy cuenta de que la realidad es que las dificultades son más o menos las mismas, sólo que no son experimentadas de la misma manera. Para mí todo esto suena muy tránsfobo desde mi punto de vista. Voy a ser honesta. Tengo compañeros trans y tengo amigos trans a los que quiero muchísimo y esto me suena todo muy tránsfobo. En mi opinión, no he oído nada sobre las personas intersex, y su experiencia es diferente de la vuestra, de a mía o de la de una persona trans de color. Parece que estéis diciendo que la disforia de género es una enfermedad mental y no estoy de acuerdo con eso, porque conozco a gente que se identifica como trans pero no tienen una identidad de género específica y utilizan pronombres neutros. Creo que todo esto está reiterando que hay roles de género y creo que habría que revisar los prejuicios porque parece como si vosotras estuvierais también entrando en el juego de los roles de género. Por lo menos así es como lo he visto yo. Mi pregunta es; ¿cómo integramos estas dificultades en el movimiento y cómo lo relacionamos con la gente de color?.

Sam Berg: ¿Puedo pedirte que aclares a qué te refieres con roles de género?

P9: Todo lo que se ha hablado aquí es sobre ellos y ellas, y para mi así es cómo se clasifica la gente en hombres o mujeres. Y no estoy de acuerdo con esos términos porque yo, por ejemplo, me considero neutre y tengo amigos que también se consideran neutres, o como decimos nosotros; de género neutral. No tiene nada que ver con tener pene o vagina, tiene que ver con ser una persona, con ser quien eres.

Sam Berg: Bueno, cuando oigo eso, desde mi perspectiva feminista radical, me suena igual que cuando la gente dice; “yo no veo la raza, todos somos personas y yo no distingo diferentes razas”. Pero creo que la gente sí que ve las razas. Y lo mismo pasa con la fusión de los roles de género y el sexo. Los hombres y las mujeres existen de manera objetiva. Me parece bien si alguien quiere usar un tercer pronombre, no tengo ningún problema con eso, me parece un experimento interesante del lenguaje. Con lo que no estoy de acuerdo es con la idea de que no podamos diferenciar lo que son hombre y mujer. Es como decir que no puedes distinguir si una persona es negra o blanca. Y hacer como si no pudiéramos diferenciar entre una y otra es una fuente de enormes problemas.

Kathy Scarbrough: Y no funciona.

Penny White: Claro, no funciona porque yo puedo ver que tú eres negra y también que eres una mujer. Así que no importa los pronombres que utilices, la sociedad te va a tratar como mujer negra. Independientemente de los pronombres que elijas para ti, la sociedad te va a reconocer y vas a experimentar las mismas opresiones que experimentan las demás mujeres negras por ser mujeres negras. Usar pronombres neutros no te va a proteger de esa discriminación. Esa discriminación es real y tú la conoces mejor que yo. Creo que se le está dando a la gente una impresión falsa de la realidad. No puedes escapar de la opresión cambiándote los pronombres. Está ahí; la vas a experimentar hagas lo que hagas.

Kathy Scarbrough: Y podríamos hablar de las intersecciones también. Creo que ambas estamos luchando, tanto las personas trans como las mujeres estamos luchando contra la supremacía masculina. Cuando las personas trans se organicen para luchar contra la supremacía masculina, allí estaré, con ellas. Son los hombres los que están en contra de la expresión y la manera de presentarse de las personas trans y lo demuestran matándolas. Es algo que viene de la supremacía masculina.

P10: Las personas trans no están luchando contra la supremacía masculina. Pero mi pregunta es sobre la pornografía y la supremacía masculina. ¿Cómo veis la influencia de supremacía masculina y particularmente de la pornografía en este tema? ¿Qué papel creéis que tiene la pornografía en este empuje para que las personas hagan el tránsito?.

Sam Berg: Bueno, creo que Penny ha hecho un buen trabajo abordando cómo se sentía su hija, viviendo en este mundo, rodeada de imágenes en las que sólo se te presenta un tipo de mujer; una mujer pornificada. ¿Qué más puedes ser?.

Penny White: Y ella era tratada como un objeto pornificado nada más empezar a desarrollarse. Ella podía hacerse llamar él o elle todo lo  quisiera, pero era tratada por los hombres y por la sociedad como mujer y como objeto. Y como no podía escapar de todo esto sólo identíficandose de una manera determinada, quería someterse a una cirugía para conseguirlo.

P11: Mi pregunta es por qué está saliendo todo esto ahora. Cuál es la relación que tiene con la crisis social a la que nos estamos enfrentando, en particular de los hombres blancos de clase media o clase trabajadora. Y en segundo lugar, ¿cómo se relaciona todo esto con los asesinatos masivos de personas trans que está habiendo a lo largo del país? ¿Es casualidad que estos dos fenómenos se estén dando simultáneamente?

Kara Dansky: Únicamente en cuanto a la violencia; 22 personas que se identificaban como trans, fueron asesinadas por hombres en 2015. Más de 1.600 mujeres fueron asesinadas por hombres en 2015. Esto es una epidemia. En cuanto a por qué está pasando todo esto en torno a lo trans, no tengo una respuesta para esto. Yo misma estoy bastante perpleja.

Kathy Scarbrough: Yo creo que parte de las razones de este fenómeno trans que se está dando ahora, se deben al hecho de que podamos alterar nuestra presentación y expresión de género, porque tenemos fármacos que nos lo permiten. Hay mucha gente que está deseando hacerse de oro quitando pechos y añadiendo falos. Así que creo que parte de ello es que podemos hacerlo, que tomar hormonas y fármacos se ha vuelto mucho más aceptable. Creo que eso es una parte de ello, pero desconozco la otra parte.

P12: Sólo quiero comentar, que a lo mejor en algún momento deberíamos tener una conversación sobre el tema la reproducción y la biología. Porque como feminista radical muy crítica, creo que no estoy muy de acuerdo con el análisis de Kathy Scarbrough. Creo que hay que revisarlo porque algunos aspectos pueden ser problemáticos en el futuro. Pero en este punto, por puro pragmatismo y para organizarnos: Sam hablaba de la violencia, que es lo que yo veo en todas partes, y el hecho de que este hombre no entendiera que 16.000 mujeres son asesinadas por hombres cada año y que no es sólo en nuestro país, hay una crisis a lo largo de todo el mundo también en torno la enorme explotación sexual de las mujeres que todas conocéis. Hay que entender que esta súper explotación se está dando simultáneamente a todo lo que creo que muchas de vosotras estabais diciendo —y que creo que es uno de los puntos más importantes—, sobre el silenciamiento de las mujeres y de su movimiento. ¿Cómo lidiamos con esto?. Por ejemplo, algunas de vosotras habéis estado luchando contra esto de forma muy pública y habéis sido acosadas y habéis temido por vuestra vida. ¿Cómo nos organizamos para abordar esto?.

Sam Berg: Yo empezaría diciendo que cada vez que se habla de la violencia masculina global, hay que recordarle a la gente que la población más densa de la tierra está en India, China y Asia. La mayor densidad de población. Y estamos viendo tantas veces como se excusan los infanticidios de las niñas y como se las mata dejándolas morir, hasta tal punto que la división de la población de los lugares más densos entre hombres y mujeres se está desequilibrando. Esto es una epidemia. Cuando se ha desequilibrado de esa manera la población, a base de aniquilar mujeres y niñas que ni siquiera llegaron a tener la oportunidad de expresar ninguna identidad de género; tenemos un problema inmenso y me gustaría dejar esto sobre la mesa y mantenerlo.
Estamos llegando tan lejos que yo he llegado a ser relegada a quedarme en una esquina porque, en casi todos los lugares en los que quería celebrar conferencias, sus dueños —que en realidad son muy buena gente— tienen miedo porque reciben amenazas. Y yo les aviso siempre; en cuanto se haga público te van a machacar y van a hacer campaña para coaccionarte y que no nos des tu espacio. Algunos de estos lugares nos han defendido en cada paso del camino. Así que lo que yo sugiero es que nos organicemos, que tengamos conversaciones. No tiene por qué ser una conferencia, puede ser una cena en casa o algo así, y si no os sentís seguras haciéndolo en vuestras propias casas o locales —y entiendo que no queráis— mirad en vuestras bibliotecas, porque las bibliotecas y las librerías son lugares preciosos en los que os defenderán.

P13: Lo primero, gracias por aportar vuestra perspectiva feminista, porque creo que todavía no está aceptada socialmente. Acudí a una mesa redonda muy parecida a esta hace poco y la idea era también abordar el género desde una perspectiva feminista. Pero después de que se celebrara hubo una reacción muy violenta en contra en Facebook, por parte de gente que ni siquiera había atendido a la mesa, en la que había una audiencia muy pequeña. Pero simplemente asumen que porque formas parte de la mesa, eres tránsfoba. Si la realidad transgénero es una realidad válida y única, que tiene que ser respetada, ¿por qué la realidad de las mujeres biológicas no es una realidad igualmente válida sino que tiene que ser invisibilizada para incorporar los cuerpos masculinos?
También creo que TERF es la nueva palabra con N*, y no quiero equiparar las dos opresiones, pero una vez que etiquetas a alguien, esa persona ha sido deshumanizada, no puedes escuchar lo que dice, está bien ser agresivamente sexista y atacarla… Así que lo que quiero decir es, ¿se puede avanzar en los derechos de las personas trans sin ser sexista? Las mujeres han muerto en el parto durante siglos, han tenido que luchar por su derecho al aborto,… todas estas cosas son sólo aplicables a las mujeres biológicas, ¿no es tremendamente sexista el negar esta lucha histórica? Somos acusadas de esencialismo biológico simplemente por hablar de una realidad física válida. Resulta que las mujeres somos las nuevas supremacistas blancas, por querer segregarnos sólo para tener espacios seguros.

*Originalmente N word. Se refiere a nigger, palabra en inglés que se utiliza para referirse ofensiva y despectivamente a las personas negras. Creemos conveniente puntualizar que la persona que está haciendo esta comparación es una mujer negra.

Kara Dansky: Entiendo que la interseccionalidad con la raza es un punto muy importante, pero me gustaría ponerlo en cuestión y decir que me parece un poco peligroso empezar a utilizar palabras en torno a la supremacía blanca.
Para terminar, me gustaría volver al principio y decir que todo esto se enmarca en la lucha por terminar con la supremacía masculina y esa es realmente la intención global que esta mesa redonda ha intentado abordar mediante la elaboración de una crítica feminista.

Anuncios