Hace poco encontramos ESTE vídeo de la Conferencia del Foro de la Izquierda Norteamericana 2016 (Left Forum Conference). Se trata de una serie de ponencias interesantísimas, organizadas por Jennifer Bilek, bajo el título de Deconstruyendo la Identidad de Género Bajo la Supremacía Masculina.

Creemos que las cuatro ponentes tienen mucho que aportar al debate sobre la identidad de género y por eso hemos creído oportuno hacer una transcripción traducida y reproduciendo los gráficos que se aportan, reinterpretados en castellano.

Esta es la segunda de cuatro partes.
[Primera Parte / Tercera Parte / Cuarta Parte].


Sam Berg

Periodista, Activista, Organizadora de Eventos.
Las palabras en el mundo de la identidad de género.

“Soy lingüista de formación y llevo 14 años organizando políticamente a feministas radicales en contra de la prostitución. Esta charla combinará estas dos habilidades y examinará cómo el nuevo vocabulario transgénero consigue eliminar a las mujeres y silenciar su discurso.

Aunque ya tenía amigas transgénero y había trabajado con personas trans desde hacía mucho tiempo, fue a través de mi interés por la prostitución que empecé a cuestionar los posibles daños de las políticas de género.

Esta es Georgina Beyer. Georgina Beyer vivió como hombre blanco en Nueva Zelanda antes de transitar a la edad de 27 años. Georgina se había prostituido como hombre homosexual antes de llegar a su asiento en el parlamento de Nueva Zelanda y presionar para que se legalizara la prostitución. Cuando en 2003 se aprobó la ley que legalizaba la prostitución, no había mujeres biológicamente hembras trabajando en el parlamento de Nueva Zelanda. SLM-GB-44Este hecho me llevó a entender que hay muchas de las llamadas organizaciones de trabajadoras sexuales alrededor del mundo, en las que las mujeres transexuales ocupan prominentes cargos de liderazgo. Y tuve que pensar mucho para deducir por qué siendo un grupo con una demografía tan reducida entre las prostitutas, se le da una plataforma mediática tan desproporcionada. Con todo lo que sé sobre cómo funcionan las jerarquías y el género en la prostitución, no podía seguir ignorando el incremento de los activistas trangénero, cuyas voces eran ya más escuchadas y tenidas en cuenta que las de las mujeres en la elaboración de leyes que afectan principalmente y casi de manera exclusiva a las vidas de estas últimas.

Organizo muchos eventos y conferencias para luchar contra la prostitución y he tenido que lidiar durante mucho tiempo con las reacciones abusivas de la industria del sexo. Sin embargo no recibí las primeras amenazas reales de violencia hasta 2012, cuando dirigí unas conferencias sobre feminismo radical en Portland. Fue entonces cuando activistas transgénero empezaron a acosar a los dueños de los locales que yo alquilaba, para conseguir que rechazaran mis solicitudes. Además empezaron a hacer llamamientos públicos para agredir a las mujeres que yo había invitado a mis conferencias. Hicieron públicas las listas de los hoteles en los que se hospedaban, e incitaban a la gente: “encontradlas”, “seguidlas”, “dadles con un ladrillo en la cabeza”.

SLM-SB-45Podría estar hablando horas sobre estos acontecimientos terroríficos, pero sólo tengo 15 minutos, así que voy a dejarlo aquí para hablar de cuando empezaron a llamarme TERF1 y SWERF2. Como activista anti-prostitución, mis artículos y mi trabajo giran en torno a la industria del sexo, así que mi estatus como SWERF —Feminista Radical Excluyente del Trabajo Sexual— quedaba afirmado, mientras que mi estatus como TERF sólo se mantuvo implícito. Lo mío no eran los asuntos transgénero, a mi me preocupa la prostitución. Muchas feministas radicales son además mujeres que han sido prostituidas en el pasado. Pero como con todos los términos que voy a repasar hoy, el tema no es usar las palabras para lograr una descripción precisa, el tema que se usan para el abuso verbal.

Un paseo por cualquier tienda de porno demuestra lo infinitamente creativos que pueden llegar a ser los hombres, inventándose maneras para expresar su desprecio por las mujeres. Nadie ha puesto nombres o apodos despectivos a los hombres que compran sexo, se les sigue conociendo únicamente como johns. Y a los johns que causan las violaciones, las agresiones y los asesinatos de las prostitutas, se les sigue llamando sólo johns. Es casi como si el presunto crimen —presunto— de la exclusión de las feministas fuese lo peor que sufren las prostitutas. Os prometo que no lo es.

SLM-SB-46Aquí hay algunos ejemplos de “anti-TERF” en acción. Podría haber copiado miles de ellos, pero he intentado elegir sólo un par para que os hagáis una idea de lo que está pasando. De manera similar, igual que sabéis que no hay ninguna palabra nueva para los johns ni para hablar de su violencia, no hay una palabra para denominar a los hombres que, de manera desproporcionada, hacen daño a las personas transgénero. SWERF y TERF no han sido palabras creadas para arrojar luz sobre los problemas reales que sufren los individuos transgénero, que son bastante significativos. Estas palabras se usan para intimidar a las mujeres, para ponerlas en la lista negra y para acabar con el derecho de las mujeres a conformarse en asamblea política.

Mock
Portada del libro de Mock

Otro recurso lingüístico que utilizan los activistas trans es el prefijo cis. La popular defensora transgénero Janet Mock escribió un libro llamado Redefiniendo la Realidad, en el que se define cis como el término usado para referirse a las personas que no son trans y que tienen más probabilidades de identificarse con el género que concuerda con el sexo que se les asignó al nacer. Una curiosidad sobre el libro de Janet es que el título original era Fish Food (comida para ‘pescados’), antes de llamarse Redefiniendo la Realidad. Fish (pescado) es un término que usan las personas transgénero para referirse a las mujeres trans que pasan por mujeres de una manera tan convincente que prácticamente huelen a pescado. Por si hay personas dulcemente ingenuas en la sala, así es como algunos hombres dicen que huelen las vaginas de las mujeres: a pescado. Voy a dar por hecho que la mayoría de los presentes había oído esto antes.

Naamloos-2
“Morid, escoria cis”

Así que suponiendo que la palabra cis es más neutral que TERF, que es obviamente peyorativa, sigue funcionando como una etiqueta contra las mujeres. La palabra cis les otorga a las mujeres un poder que no tienen. Aunque es cierto que las personas trans sufren una enorme discriminación, no sigue ninguna lógica asegurar que eso implica que las mujeres cis ostentan algún tipo de privilegio. En un mundo misógino, ser una mujer trae discriminación y ser faltada al respeto en casi cualquier intersección social. Ser leída como mujer no proporciona ninguna ventaja, ni ningún recurso, ni ningún poder en sí mismo.

Screen Shot 2017-04-25 at 13.56.42
“30+ Ejemplos de Privilegio Cisgénero” por itspronouncedmetrosexual.com

Además no todo el que no es transgénero es cisgénero. El mejor ejemplo de esto son las mujeres lesbianas. Las lesbianas definitivamente no actúan de la manera en que se espera que actúen las mujeres, cuando aman románticamente a otras mujeres. Hay muchos otros ejemplos fáciles de encontrar.
El prefijo cis no consigue nada que no logre el término no-trans, y lo que hace es reducir a, literalmente millones de mujeres, a una sub-categoría. Y ya hace mucho que nos metieron en una sub-categoría humana. No necesitamos ser más sub.

Uno de los Comités Selectos de Reino Unido ofreció recientemente esta definición de identidad de género: “La identidad de género es el género con el que una persona se asocia a sí misma. Tu identidad de género es tu identidad de género” —es una definición terrible, no necesitas ser licenciado en lingüística para saber que esta definición es horrible e inútil. Sin un fundamento objetivo para la identidad de género, ésta parece referirse principalmente a los estereotipos de los roles de género. Todavía no he visto ninguna definición de identidad de género que no necesite fundamentarse en hechos biológicos o en estereotipos de los roles de sexo. Pero si se supone que no debemos usar la biología, necesitamos saber los nuevos criterios para saber cómo definimos hombre y mujer. ¿Cuál es ese criterio?. Me encantaría poder criticar alguna definición de identidad de género que tuviera sentido, pero no dejan de cambiar y no puedo ni siquiera encontrar un fundamento por el que empezar. Nadie es una pura caricatura estereotipada, metida en la caja rosa de la feminidad por un lado o en la caja azul de la masculinidad en el lado opuesto.

Género fluido y género queer son términos que utilizan las personas que están fuera del binarismo. No son hombres ni mujeres. Son no-binarios. Excepto que si, como muchos de ellos mismos defienden, el género es un espectro y no es binario, entonces todo el mundo es no-binario

Los penes y las vaginas no determinan los rasgos de la personalidad de las personas. Las personas de género queer y de género fluido, se asumen a sí mismas fuera de las cajas azul o rosa. Pero es que todos estamos fuera de las cajas rosa y azul. Nadie quiere que le metan en una caja. ¡Yo tampoco tengo caja!. No me metáis en una caja a mi tampoco. Las cajas de género son dañinas para los seres humanos y las feministas lo saben desde hace muchísimo tiempo y se han rebelado contra ello desde hace siglos.

Necesitamos desmantelar el poder que tienen los estereotipos de género para dar forma a las experiencias humanas. Tenemos que dejar de insistir en que los hombres y las mujeres se deben identificar con los personajes rosa y azul.

Hablemos ahora del cis-sexismo —una palabra que nunca voy a conseguir decir bien— y la transmisoginia. La transmisoginia es cometida por personas cis-sexistas.

SLM-SB-48Una táctica clave del patriarcado es excusar y ocultar la supremacía masculina y los mecanismos que la mantienen. Puntos extra si puedes echarle la culpa de todo a las mujeres. Las acusaciones de transmisoginia son principalmente vertidas sobre mujeres, mujeres feministas en particular, mucho más de lo que se usan para describir a los hombres que cometen la violencia real que sufren las personas trans. Es como si cogieran la sangre derramada por las personas transgénero a manos de los hombres y la restregaran en las manos de las mujeres. Pero no somos nosotras las que estamos provocando esta violencia.

La conformidad de género femenina, ahora llamada condición de mujer cis, no protege a las mujeres de ser oprimidas. Para las mujeres el género es una experiencia amenazante y molesta. Me gustaría poder contar cuántas veces los hombres me han dicho de la prostitución “¡Ya me gustaría a mi que me pagaran por follar! ¡Sería genial! ¡El mejor trabajo del mundo!”. Como si el soborno de los hombres a mujeres sumidas en la pobreza, para tener relaciones sexuales sin desearlo, fuera algún tipo de privilegio que se obtiene sólo por ser mujer. ¡Qué suerte la nuestra! ¿eh?.

Pero no es un accidente que la estereotipación de una prostituta sea la de una mujer hiper-feminizada: con demasiado maquillaje, enseñando demasiado, llevando tacones de stripper (así los llaman, los más altos de los más altos tacones son los tacones de stripper). Las prostitutas son las mujeres más feminizadas de entre todas las mujeres, y son también las más violadas y las más asesinadas de todas.

El cis-sexismo previene a las mujeres de abordar problemas como la prostitución, que afecta de manera desproporcionada y a veces de forma única a las mujeres. No podemos seguir diciendo que la misoginia que experimentamos las mujeres biológicamente hembras es un problema porque es ‘excluyente’. Hemos entrado en la era de las políticas que reconocen la transmisoginia como un problema y la misoginia como un privilegio que las mujeres tienen con respecto a las personas trans. Como la escritora Sarah Ditum dice: “Estoy intentando vivir como mujer en un mundo patriarcal, y francamente, eso ya es lo suficientemente jodido como para que además me digan que mi cuerpo de mujer, por el que la sociedad me castiga constantemente, es un privilegio en sí mismo.”

Aquí hay algunos ejemplos de cómo las acusaciones de transmisoginia hacen que sea imposible hablar del sexismo que sufren las mujeres…

SLM-SB-49
Resaltado: “derechos de las personas portadoras de útero”
  • The Amherst Student publicó un artículo sobre el derecho al aborto y lo archivaron en una nueva categoría: ‘Derechos de las personas portadoras de útero‘. Tengo una teoría sobre por qué no es ético decir que las mujeres tenemos vagina y sin embargo es progresista decir que tenemos útero. Esta teoría se basa en que hay docenas, si no cientos, de palabras despectivas para hablar de los pechos y las vaginas de las mujeres —seguro que todos podemos enumerar muchas de ellas—, pero, ¿alguien se ha dado cuenta de que no hay ningún término peyorativo para referirse al útero? ¿a los ovarios? ¿al cérvix?. Las mujeres somos juzgadas por aquello que los hombres pueden ver en nosotras. Y no ven nuestro útero, ni nuestros ovarios, ni nuestro cérvix. ¿Y a quién le importa?. Los hombres realmente nunca han mostrado mucho interés por la vida interior o por el interior del cuerpo de las mujeres, y creo que esto sale a la luz a través de estas palabras.
  • SLM-SB-50Este dibujo tiene como objetivo mostrar la realidad del aborto y pensaron que era buena idea reemplazar la palabra mujer por “personas adultas con útero”. Las leyes que restringen el aborto están, por supuesto, diseñadas de esa manera porque son para las mujeres. Estamos hablando de la sociedad que trata de controlar los cuerpos de las mujeres porque sólo las mujeres podemos producir seres humanos nuevos. No podemos desconectar el debate del aborto de la opresión de las mujeres, porque todo el debate sobre el aborto existe únicamente porque está basado en la producción de recursos reproductivos que sólo las mujeres pueden llevar a cabo.
  • La Alianza de Matronas de Norteamérica (Midwives Alliance), a principios de 2014, en su manual de competencias centrales, reemplazó las palabras mujer y madre por individuo embarazado y padre3 de parto.
  • 022-all-chestfeeding
    Gráfico sobre “Dar el Torso”

    Hace sólo dos semanas, algunos activistas trans acudieron a las redes sociales para quejarse de que el día de la madre era tránsfobo.

  • Las mujeres ya no amamantan o dan de mamar, ahora sólo se puede dar el “torso4. Dar el torso es lo que se recomienda, porque ahora resulta que las mamas son tránsfobas. Aunque los hombres también tengan mamas. Cuando los hombres tienen cáncer de mama lo llaman cáncer de mama, no lo llaman cáncer de torso para evitar herir sus sentimientos machitos. El término biológico torso abarca mucho más aparte de las glándulas mamarias formalmente conocidas como mamas.
  • Y ahora os presento el agujero frontal, antes conocido como vagina. En el Women’s Liberal Arts College se canceló una actuación de la conocida obra Los Monólogos de la Vagina y esta es la cita en la que se explica por qué lo cancelaron: “Proporcionaba una perspectiva increíblemente limitada acerca de lo que significa ser una mujer”. En un artículo del New York Times sobre la cancelación de la obra, Elinor Burkett relata cómo los activistas trans están intentando presionar para que agujero frontal y genitales internos se usen como alternativas de la palabra vagina. ¡Os presento la nueva obra de teatro Los monólogos del agujero frontal, muy pronto con todos ustedes!.

Estas exigencias del todo irracionales están saboteando las recaudaciones de fondos feministas y cancelando espectáculos con obras de teatro feministas y no parece que vaya a terminar. Está en el New York Times, en la revista New York Magazine, y en The Nation, y en The Guardian. Este es nuestro mundo ahora. Agujeros frontales, dar el torso, personas adultas con útero.

El capitalismo ofrece una variedad infinita de opciones irrelevantes. Pero cuando tenemos pocas alternativas, éstas son las importantes y que más afectan a nuestra vida. Puedes comprar desodorante en barra, en espray, en roll-on, en crema, en gel, en polvo… en forma de una jodida piedra. Pero tus opciones para elegir presidente son demócrata o republicano. Al capitalismo le encanta centrarse en ti, el comprador, el individuo, eres tan especial… en lugar de hacerlo en las comunidades, la clase, la raza o el sexo. Porque le encanta fragmentar a la gente en sectores demográficos a los que cada vez sea más fácil vender.

SLM-SB-47

Eliminar la palabra mujer de la lengua inglesa, y presumiblemente de todas las lenguas —en caso de que los activistas trans alcancen sus objetivos—, hace que el feminismo sea imposible. Y al negar a las mujeres como clase definible, las mujeres seguiremos siendo explotadas sexualmente, seguiremos siendo oprimidas, y además sin que podamos hablar de ello sin ser acusadas de oprimir a otros.

El capitalismo adora los juegos de un lenguaje eternamente cambiante que divide a las personas en todavía más grupos. Y los más de 50 géneros de Facebook demuestran cómo es imposible estar al día con estos nuevos términos que surgen y cambian a la velocidad del rayo. Pero un muro cubierto de barro sigue siendo un muro. No importa cuánto barro le lances, seguirá siendo un muro. De la misma manera que una mujer con una mordaza que le impide hablar sigue y seguirá siendo siempre una mujer.”

1.- TERF: Feminista Radical Trans Excluyente (Trans Exclusionary Radical Feminist).
2.-SWERF: Feminista Radical Excluyente del Trabajo Sexual (Sex Worker Exclusionary Radical Feminist).
3.- Originalmente birthing parent. Parent en inglés se refiere al padre y a la madre. Durante este momento de la exposición una persona recalca que en castellano parent se traduce simplemente como padre, puesto que la lengua considera el masculino como neutro que engloba a ambos géneros.
4.- Originalmente chestfeeding en lugar de breastfeeding, que es como se dice amamantar en inglés y que viene de breast (mama). Chestfeeding vendría de chest, que significa pecho y se usa de forma neutra, para evitar referirse a las mamas, que se consideran algo femenino a pesar de que los hombres también las posean. Como en castellano se usa comúnmente la expresión “dar el pecho”, hemos preferido traducir chest con otra de sus acepciones, la de torso, para que se entienda la incongruencia de la propuesta del uso de chestfeeding que intenta señalar la conferenciante.

Anuncios