Los roles de género se aprenden a la vez que se aprende a hablar, leer, escribir… Los asumimos de manera inconsciente a medida que crecemos. Por eso es tan difícil ver, cuando somos mayores, cuán condicionados estamos por el sistema heteropatriarcal. No sólo socialmente sino también a nivel personal de pensamiento y creencias. Creencias que, si no hacemos un esfuerzo por cuestionar, nunca seremos capaces de reconocer como aprendidas y falaces.

Por eso, cuanto antes se empiecen a cuestionar los roles de género, más fácil será lograr -algún día- una sociedad igualitaria, no sólo formalmente sino de facto.

Y esto es lo que ha hecho en un vídeo la organización británica Inspiring The Future (Inspirando el futuro):

Las caras de las niñas son la muestra más clara de cuán interiorizado tenemos las mujeres que hay determinados trabajos, determinados puestos, que no son para nosotras. Por eso que las niñas se vean representadas es tan importante. Por eso tenemos que trabajar juntas para que se visibilice a las mujeres en todos los campos y que cada vez haya más niñas jóvenes y mujeres en cuyo futuro estén las mismas opciones que tienen ellos. Todas.

Anuncios